15/5/09

Con carácter de urgencia




Me urge quitarme de encima este sentimiento semiamargo que me sitúa como un acusado frente al estrado de la más impoluta reputación. Despegarme como una calcomanía y desde el instante puntual en que rozo la intemperie ignorar toda materia, todo vestigio de pelusa. Visualizar desde la otra esquina mi vida como si se tratara de una viñeta dentro de gran historieta. Tal como se apoya el ojo a través de una cámara de fotos y ver cómo son mis rodillas las que te golpean la sien desoyendo tus lamentos y tus vagas justificaciones, carentes de peso. Esto no es poesía. Esto no es precisamente un manifiesto a favor de los goces del alma. Esto no es arte. Esto es una urgencia. Y bajo el yugo de la decepción no se admite soportar juicios de valor ni críticas. Me urge el deseo de expulsar sobre tu cuerpo este paquete de tres kilos de cemento para que no me endurezca el epitelio del miocardio. Desparramártelo todo y ya. Me urge que un hombre sea por el resto de los calendarios, hombre. Me urge que le restes al egoísmo. Y no tener que pedírtelo. Una bocanada de seriedad. Decir esto es definitivo. Y que lo sea. Decir y que lo sea. Que no sucumbas a la tentación de modelarme cual pelotita de masilla. Que lo que digo se quede quieto por cinco días. Pero no por un efecto de la naturaleza ni por una acción de la casualidad. Necesito que medie el raciocinio. Que exista reflexión. No comulgar con la pared de chapadur. Me urge que las disculpas se asemejen a las disculpas. Que los errores sean evidenciados en la columna del debe. Y sobre todo que consten sobre el renglón del pequeño ático de mi memoria. Me urge registrarlo. Por eso lo registro. Lo leo y lo vuelvo a leer. Que un hombre sea por el resto de los calendarios, hombre. Que no valga la pena la cobardía. Que vuelva a existir la vergüenza. Me urge que la desilusión sirva a mis fines. No ser un terreno a explorar. Ni un examen a aprobar. Que la generosidad sea aprovechada para amortiguar por dentro y no para subsanar por fuera. Me urge que le restes al egoísmo. Una bocanada de seriedad. Decir esto es definitivo. Y que lo sea. Decir y que lo sea. Que no sucumbas a la tentación de modelarme cual pelotita de masilla. Que lo que digo se quede quieto por cinco días. Pero no por un efecto de la naturaleza ni por una acción de la casualidad. Necesito que medie el raciocinio. Que exista reflexión. No comulgar con la pared de chapadur. Me urge que las disculpas se asemejen a las disculpas. Que los errores sean evidenciados en la columna del debe. Que consten sobre el renglón del pequeño ático de mi memoria. Me urge registrarlo. Por eso lo registro. Lo leo y lo vuelvo a leer. Y no tener que pedírtelo. Una bocanada de seriedad. Decir esto es definitivo. Y que lo sea. Decir y que lo sea. Que lo que digo se quede quieto por dos días. Pero no por un efecto de la naturaleza no por la existencia de la casualidad. Necesito que medie el raciocinio. Que exista reflexión. No comulgar con la pared de chapadur. Me urge que las disculpas se asemejen a las disculpas. Que los errores sean evidenciados en la columna del debe. Y sobre todo que consten en el renglón del pequeño ático de mi memoria. Me urge el deseo de expulsar sobre tu cuerpo este paquete de tres kilos de cemento para que no me endurezca el epitelio del miocardio. Desparramártelo todo y ya. Me urge que un hombre sea por el resto de los calendarios, hombre. Que no valga la pena la cobardía. Que vuelva a existir la vergüenza. Me urge que la desilusión sirva a mis fines. Decir esto es definitivo. Y que lo sea. Me urge registrarlo. Por eso lo registro. Lo leo y lo vuelvo a leer. Y no tener que pedírtelo.






3 comentarios:

poli dijo...

Es genial quitarse de encima "este sentimiento semiamargo". Lo escribí, lo dije, lo envié. Hubo respuesta, y fue ahí cuando entendí que su "excusa" la conocía hace mucho...en fin...hay que sacarse todo de adentro...todo y no dejar nada para después!
Me encantó tu texto!
beso

Felipe B dijo...

"no comulgar la pared de chapadur" eso fue sencillo y elocuente. A mi me gusta como escribís, es definitivo.

Gaby dijo...

FUUUU...DIOS MIO sobre que este día ya viene asi de culo contra el mundo, se va mario, me duele un poco el corazon por eso y por otro.. vos me golpeas asi de mucho ..pero bien, es un golpe con gusto.. como dice uno arriba mio, definitamente ¡que bien escribis nena!!!!Besos enormes