27/4/08

Buenos Aires: Te Tengo Miedo



7.30

La llegada a la ciudad de los pobres corazones había sido alentadora. Un tachero gracioso se reía de dos mujeres que están acostumbradas a cargar mochilas pesadas sin dejarse ayudar. A la tercera cuadra les había comenzado a parecer gracioso. Cuando entonó Mi Buenos Aires Querido, más bien se volvió bizarro. El hombre había contado que en una oportunidad, un pasajero proveniente del interior no se animaba a decirle el nombre de la calle adonde se dirigía, entonces solo indicaba “derecha”, “izquierda”, mientras este otro rezaba y lo puteaba al mismo tiempo. "Vienen con la televisión en la cabeza", afirmaba. Después dijo que como eran turistas mejor que vayan por la 9 de julio. Ante la aclaración de ellas de que no lo eran, preguntó curioso -¿De dónde son?. Porque las de La Pampa son muy calladas, y las de Córdoba tienen mal genio… vaticinó.
Pero si teniendo en cuenta lo ocurrido, pudiera inventar una nueva máxima de Murphy (si es que ya no existe) sería: “No todo lo que empieza bien termina bien”.

19.30
Una de las hermanas le anticipó a la otra que hoy sería la primera clase en materia de líneas de transporte. Les tocaba líneas de subterráneo. Se dispusieron con la Guía T sobre la mesa. "Pero va a ser mejor si lo vemos en vivo y en directo, vamos a la calle", recomendó la conocedora. A dos cuadras de la Avda Corrientes, Tribunales, en frente de una placita. Gente que va y viene. Las dos están apoyando los dedos en la vitrina gigante, siguiendo el curso de los recorridos de subte. De repente 5 rateros se les abalanzan. Una de ellas gita y sale corriendo. La otra apenas alcanza a reaccionar. La rodean. Le tapan la boca, le sacan la cartera. Huyen corriendo. Todo en cuestión de milésimas de tiempo.
Las hermanas se dirigen a la comisaría más cercana, que se halla a unos metros. El comisario no simula sorpresa ante el hurto. Les toman la declaración. Dos hombres las suben a un móvil y las acompañan a la plazita donde sucedieron los hechos. Dan vueltas, miran adentro de los tachos de basura y en los huecos de los árboles. No encuentran nada. Lo lamento, agrega uno. ¿Lamenta que?. ¿No ignorar que a dos cuadras alguien está siendo saqueado cada diez minutos y sin embargo disponerse en la vereda a mirar pasar la vida?.
Un desenlace poco feliz. Bastante mal por ser el primer día. La segunda clase se me ocurre que podría ser: Como protegerse de los robos en esta ciudad que mata.

10 comentarios:

Gardagami dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

ay euge! te vieron la carita! seguro que mirabas el mapa abriendo la bocota y olvidandote de la cartera! eso te hubiera pasado en cordoba y en la china. No arrugue compañera, seguis estando en argentina, no te preocupes.Besos y exito!
PD: por lo menos en bs as , en la comisaria te dieron bola, a mi me robaron el auto ycuando llame al otro dia a la comisaria mepreguntaron si lo habia encontrado!!!!

amaliovilla.com dijo...

hacés bien en tener miedo, el miedo te mantiene alerta. pero no te estreses, nada más tenés que estar bien despierta, buenos aires te mata, a menos que la aprendas, que la conozcas... digo yo que no la conozco.
suerte y cuidate mucho.
pero disfrutá!!!

Patricio Ortega dijo...

Realmente increíble Euge. En un día viviste a Buenos Aires en cuerpo y alma.
Veamos:
conociste a un porteño típico (el tachero)
viste la velocidad de la gente para vivir
Sufriste para entender un sistema de transportes efectivo pero complejo para nosotros los "chuncanos"
y te afanaron.
perfecto.
Besasos

Anónimo dijo...

Lo siento, no puedo con mi genio: La Ciudad de los Pobres Corazones es Rosario. Ya sé, puede ser cualquier ciudad, pero Rodolfo Paez la escribió en 1987 después de que asesinaron a su tía y a su abuela (junto con la mucama de éstas): las mujeres que lo habían criado.
Saludos.

PD: A ver si adivinas quién soy Euge.

Euge dijo...

Marité: voy a ver como hago para que no me vean la carita otra vez, dificil, no me ayuda esta facha de gringuita!

Amalio: ese fue un consejo de psicólogo?. Se agradece!

Colo: a pesar de todo eso, Buenos Aires no deja de ser maravillosa...

Anonimo: Adiviné. Que me gano? Nadie más que vos puede hablar asi de Rodolfo, claro que yo tampoco podría con ese genio. Igual aca también sobran los pobres corazones...

Anónimo dijo...

Me parece que todavía no ganaste nada Euge...

Anónimo dijo...

Ya está. Perdiste Euge.

Euge dijo...

Anónimo: muy mal lo mio. Me desconcertaste. Admito mi derrota.
abrazo fuerte camarada!

Mariel dijo...

A mí me encantó la ciudad, y como estoy acostumbrada a viajar por todas partes, nada me da miedo, y menos Buenos Aires, que es una ciudad espectacular!
Estuve en uno de los hoteles en el centro y me pude manejar muy bien!
Saludos