8/9/08

De otro



Dos manos al bolsillo

¿Será verdad que las brujas se comen a los chicos, que si me porto mal no voy a ir al cielo y los ratones me van a comer los pies?
Mirá que yo no estoy contento, que en la juntura de la sangre tengo una espina y aún hay que salir de esta ceguera
romper le aire con los besos y empezar otra vez.
Dame tu mano, tengo una flor rota, dos ojos sin descanso
dos manos al bolsillo y empezar otra vez.
Mirá que yo no estoy contento.
Y creo algunas cosas
que habría que acostarse con un muñeco al lado
y no decir mentiras porque me puede salir una joroba.
Pero decime, si tengo el corazón doblado un poco, ¿vos me vas a querer igual?


Roberto Santoro



3 comentarios:

Karmakiller dijo...

wow!
es cuestión de creer o reventar jaja...
todo lo mas importante, Dios, el amor, la paz, los impuestos...
es cuestión de fe.

Creamos y reventemos, de tanto creer.
un abrazo!

Thotila dijo...

No temas la noche, no temas al dia.
No temas la soledad ni la melancolia.
Porque del otro lado,
de corazones hay cuidadores
que no buscan razones
al cumplir su funcion.
Aceptan los maltratados...
sean chiquitos, o esten doblados.

Saludos.

Lau dijo...

Que lindo Euge!!!! A mi me anda pasando algo asi che.... asi que me llevo esta frase:

"Dame tu mano, tengo una flor rota, dos ojos sin descanso
dos manos al bolsillo y empezar otra vez.
Mirá que yo no estoy contento.
Y creo algunas cosas
(...)
Pero decime, si tengo el corazón doblado un poco, ¿vos me vas a querer igual?"

Besos amiga!!!!!