11/9/08

La impunidad de las palabras

No conozco otro espacio que sea más injusto que el mundo.


Córdoba ardía en llamas y dando alaridos no se salvó de la miseria de los poderosos.


La ciudad que más amo tuvo su cita en el infierno y diez años pesa más que todas las palabras de todos los poetas.


Y yo escribo para escaparme.


Dejar de escribir, no está dentro de mis posibilidades.


(TE) Escribo cartas saturadas de palabras que chorrean gotas por todos los costados.


Palabras que se retuercen, que imploran.


Pa la bras urgentes, que son mentiras rebozantes como nubes.


(LAS) Escribo.


A los manotazos.


Durmiendo.


Parada.


En el subte.


En el colectivo.


Mientras no me ves.


Mientras pienso.


Mientras dos hacen el amor.


Las exhalo como exhalaba conejos la señorita de Paris.


Mientras escribía me robaron el celular


y
no
me
percaté.



Cinco días sin
saber (TE)



Des encontrandome


Escribía mientras tocaba Virus y vos bailabas al lado de mi aura.


Mientras estudiabas mi expresión al fumar un cigarrillo,
y yo decía que iba a irme temprano.



Me metí en un tremendo brete con las palabras.


Me diagnosticaron mal de palabras.



Sobre su regazo se disputan mis ganas y mis cansancios.


Escribo mientras soy una madre en una obra de teatro.


Toco la armónica y en vez de aire soplan palabras.


Escribo con los arcos de mis pies,
que son raíces móviles pero ancladas en la tierra.



Mientras me muevo y me río.


Porque no hallo calma escribo.


Escribo mientras vos tenés el tupé de poner esa foto en el messenger.


Las palabras son musas inoportunas,


grietas de deseos insatisfechos,



me desafían,



voluptuosas,



efímeras,


farolas fluorescentes en jardines japoneses,


savia que hierve navegando por los tallos.


Escribo todas las palabras de los libros que no he leido.


Escribo las TE.


Y el mundo rebosa de injusticia,
mientras se las quito...

12 comentarios:

Thotila dijo...

¡Que dificil se me hace comentar ante una cosa asi!
No tengo mas que palabras de admiracion... me quito el sombrero ante usted.
Espero que su mal de palabras sea contagioso.

Saludos.

Anónimo dijo...

Euge!!!!! Qué bonito!!!Me quedo con: las palabras son musas inoportunas... faloras fluorescentes en jardines japoneses... savia que hierve navegando por los tallos. Uhauu! Beso enorme. Mummy

Anónimo dijo...

faloras no!!!!!!! farolas... perdón!!! Mummy

amaliovilla dijo...

yo tampoco quisera decir nada.
cualquier comentario quiebra el aire que llenaste con el texto.
y es hermoso, y es poesía.
y yo te leo.

María Gabriela Costigliolo dijo...

ojala nunca se te ocurra dejar de escribir(LAS) por que lo haces maravillossamente. Un abrazo y un beso...

Eugenia dijo...

thank you everyone! ante tanto cumplido, no me queda más que sonrojarme de pies a cabeza.

Flores de todos los colores para ustedes, mis fieles seguidores!

Karmakiller dijo...

barbaro el texto.

una prueba de que para el espiritu el tiempo y el espacio no existen y lso infiernos pueden prolongarse...

espero que elijas crear mundos nuevos...
mediante esta catarsis.

un abrazo!

sebastian camargo dijo...

desde el wordpress de vic a el tuyo uno mas un mengano o perengano.
te leo
me gusta
te sigo leyendo
chau

om dijo...

hijole que buen texto me quede con esa sencación, así, con esa densidad. Saluditos, que buen texto...

om dijo...

vendré más seguido a visitar...

Anónimo dijo...

Ves que un robo puede ser "entretenido" (obviamete no para vos, pero poco nos importa)

Besos.

N.

lavueltaalperro dijo...

pfff... Abofetea ud, con tanta hermosura de palabras.
Y así, transcurre la belleza.