30/6/09

Las negaciones II

No quiero la sobredosis de seconal sódico de Alejandra
No quiero hundirme en la locura de Strindberg
No quiero el fusilamiento aberrante de García Lorca
No quiero el ahogo de Tenesse Williams con la tapita del frasco de tranquilizantes
No quiero la tuberculosis de Chejov
No quiero los tormentosos insomnios de Kafka
No quiero los montones de piedra en el bolsillo ni el río de Virginia
No quiero el pulmón obstruido de Beckett
No quiero el mar de Alfonsina
No quiero la muerte de la poesía
Nunca más.

1 comentario:

Gaby dijo...

NO quiero la soledad de la letra sin Mario Benedetti, pero pasa amiga a veces la muerte llega...