1/8/08

Cinco cuadras por un sueño


Vivir en la espacio terrestre donde pulula la gente famosa, es divertido. Salirse de los dilemas cotidianos ajenos y de las tragedias propias por la puerta de la frivolidad puede convertirse en una buena terapia. El otro día me crucé a Luis Majul en el Barrio Chino y me dieron ganas de preguntarle si era feliz, a Laura Oliva casi me la llevo puesta a la salida del Paseo de la Plaza, y Raúl Portal, personaje detestable si los hay, por sus ideas fascistas, hace un tiempo me dijo hola. Sin embargo, ninguno de esos episodios modificaron de manera sustancial mi rutina como éste. Es de público conocimiento mi rara "admiración" por cierto personaje del periodismo llamado Martín Caparrós. No solo que me leí toditos sus libros, y sostengo que es uno de los mejores cronistas de nuestro tiempo argentino sino que a mí ese tipo me gusta y mucho. Hace unos días me pasó algo que lo grafica fehacientemente. Iba muy tranquilamente caminando por la calle Corrientes cuando una calvicie perfecta y redonda se interpuso entre el semáforo y mis ojos. Yo dije: -No puede ser. ¡Es el!!. Tenía que doblar en la próxima esquina, pero no me importó. Emprendí mi viaje detrás del viaje de Caparrós. En la vereda varios peatones se cruzaron tratando de impedir que lograra mi objetivo de alcanzarlo, pero yo seguía a paso firme y ligero al periodista. Lo seguí cinco cuadras. Juro que el corazón se me quería salir del pecho de un salto. Mi cabeza solo practicaba los vocablos que iba a emitir cuando por fin lo alcanzara. ¿Qué iba a hacer?. Ante todo pararme frente a él impidiéndole el paso, ¿y después?. ¿Existe algo más ridículo que la práctica del autógrafo?. Ya practicamente estaba corriendo a la par del tal Martín cuando sucedió la tragedia. El desvanecimiento de una ilusión que me había demorado de mi destino unas cinco cuadras, unos cuatro minutos de mi vida. La pelada giró media vuelta a la izquierda para mirar la numeración de una calle. En su campo visual entré yo, y en el mío entro él, y ahí fue cuando sucedió. Yo ya estaba preparada para asistir a uno de los eventos fortuitos más disparatados y geniales de mi vida, era la excepción que tiraba por la borda la regla, esa cosa del fanatismo absurdo que nunca comprendí por la gente que circula por los medios (en este caso, la palabra "farándula" no condice), los autógrafos y toda la paparruchada, se puso sin más en una lista de espera. Fue fácil darme cuenta. No había bigotes en el rostro de este sujeto, puesto que no era precisamente Martín Caparrós sino un simple ciudadano más de esta tumultuosa ciudad cosmopolita.

8 comentarios:

fulano/martínvillarroel dijo...

Los pelados son todos iguales pero esos bigotes...

Anónimo dijo...

ohhhh! que pena! A lo mejor cuando lo encuentres vas a estar mas preparada para el abordaje! Ja!Besos .marite

Diego Daniel Mira dijo...

Otra vez quedé hechizado y deleitado por la manera con la que redactas el texto. Siempre grandilocuente lo tuyo.
La última vez que estuve en Bs As (hace tanto) me dio asco cuando observé como un grupo de personas entusiasmadas le pedía autógrafos a un ex-integrante del gran hermano, mientras que por la otra vereda pasaba desapercibido un grande de verdad como Alejandro Dolina.
Me digo, qué distinto son sus logros...

Thotila dijo...

¡CAPARROS ES UN MAESTRO! o como le decia Lanata "el leon Melquiades" (huyamos hacia la derecha).
De chico siempre me hacia reir Raul Portal, veia todos sus programas.
El unico autografo que tengo (el unico que pedi) es de Ivan Moschner, el pelado de Cha cha cha que tambien estuvo en Tumberos, fue una situacion graciosa porque me hice como si fuera un fanatico enajenado de el, el lo entendio y nos reimos un rato, tambien lo vi a B.B. bajando de un auto yando para el Sheraton, B.B. se bajaba como las viejas, se sentaba de cote, bajaba las patitas e inclinaba todo el peso para adelante, a todos los que pasaban y lo saludaban les regalaba puas, no me anime a acercarme.

Saludos.

Lau dijo...

Jajajjaja!!!
Yo me lo llego a encontrar a Pablo Echarri, de un tacle lo tiro al piso y lo besuqueo hasta que me lleve la cana...
Besos nena, que buena cronica de lo sucedido hiciste!!!!

PD: Los bigotes de Caparros son muy sexys!!!!

María Gabriela Costigliolo dijo...

ay cielo!!!! que cosa... pero decime no fueron las 5 cudras mas exitantes de tu vida??? jajaj un beso!!!!
Pd: yo me lo cruce al Chavo Fucks, a Facundo Arana, A Nicolas Cabre y pero al que realmente le di un beso fue a Alejandro Dolina.. no es sexy como Caparros pero bueno me resulta uno de los hombres mas interesantes que existen.. un beso

J. Karmakiller dijo...

Jaja, tremendo lo suyo!.

Caparrós es un genio, lo poco que he leído de el es genial.

Ojo con andar siguiendo gente por la calle, que por ahí se avivan, piden auxilio y te vemos presa por acosadora... jeje.
Un abrazo genia...

Maria Eugenia dijo...

Fulano: esos bigotes son muy seductores, definitly.

Marité: tuve el gusto de conocerlo e intercambiar unas palabras en Córdoba y fue un buen momento. Besos!

Diego: ¿se puede hacer algo para que sea perdurable el hechizo?: a Doli lo conocimos con Nico, y resulto ser bastante antipático. Hay fotos de ese momento. Besote desde Argentina.-


Thotila: que bueno ese episodio, aquellos que no son masivos, suelen ser más copados y obvio más accesibles. Admirador de Portal? ah nooo, eso si que no eh!!
Pero, que lastima que no te le animaste a BB!

Lau: me conto una amiga que lo vio a Pablito, que tiene cara de lauchita. Te le tirarías encima igual si asi fuera?

Gaby: y... ¿que me decís de Arana y Cabré?, contá, contá...

Karma: eso jamás, soy una espía profesional.