12/7/09

sombras nada más








Las sábanas están revueltas
viniste
y te trajiste
todo lo que tenías
enebramos la magia de puntillas
y no hubo grandes acontecimientos
con los besos tapamos la trama del aire con círculos violetas
yo no quería tocarte
caminamos los desperfectos del abandono
como dos desamparaditos
yo no quería tocarte
rodaste por los tubos por donde respiro
cuando la bruma del aire me agobió
fuimos energía que se condensa
para evaporarse
posaste tus manos en la voluble superficie de mi nuca
y no hubo ni una sola constelación
yo no quería tocarte
cocinaste con mi cucharón
te paraste sobre la culminación de mi escalera
me despeinaste las pestañas con el codo
yo no quería tocarte
hiciste de mi carne un templo de adobe
la desmesura de tu cuerpo me decepcionó
y apretada enfundada estoy
adentro del traje del desconcierto
viniste
y te trajiste
todo lo que tenías
y
todo
lo
que
tenías
resultó
bastante
poco.



La foto es de Andrés Acha.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Esto es poesía...
Esto es andar mas liviana ahora... y no sentir culpa por no cargar un nubarrón negro de desesperanza, desilusión y desidia...
Arriba Coquito!

Gaby dijo...

UfA! que decepcion.... que bello poema amiga. muy bello

Eugenia dijo...

Anónimo: la culpa estña empezando a ser un sentimiento ajeno, y si... más liviana, despojada... ese es mi desafío diario.


Gaby: que haya decepción, también es el riesgo no?

amaliovilla dijo...

sensaciones encontradas al leerte.
agridulce.

besos!