12/8/09

en voz alta



La sutil musicalidad del presente
La negación de mi nombre
Todos los días aprender a mirar el sol
Amar de nuevo lo viejo
Despilfarrar la alegría en un archivo de Word
Y confiar, como sea…
No sentirme ajena a la vida
nunca
nunca más
Y que la imprevisibilidad me cachetee
y jamás dejar de ser amable
Andar con la sensación del viaje pero sin irme
Y que las faltas huelan a desperdicio
Mojarme los pies en la luna
Y arrimarme a más puertas cada vez
Darle la bienvenida
a la presentación de la duda
Y aprender de la soledad
para ser catadora de domingos
Hurgar razones entre las piernas
para no encontrarlas
Y edificar castillitos en las fronteras del sexo
Y dejar que el polvo ruede y ruede
hasta pulverizarme por dentro
Entregarme al anuncio de la escena que vendrá
y gritar
y gemir
y decir en voz alta
lo merecía
Imaginar tres tipos de declives para el sol
Y bebérmelos con la lengua pegada al vitraux
que por fortuna tengo lengua
Y arrinconarnos los cuerpos contra los marcos de los cuadros
y agradecer
y elegir
y lo que es más difícil defender
Jugar al amor con la nariz puesta
Hacer el amor sin la nariz puesta
Descubrirme el talco de los ojos
No buscar más allá
si todo lo que necesito está acá
Y sos una mujer
que gusta de permitirse
ciertos escándalos:
quebrarse en el medio del cine
y nadar desnuda en un vago lamento del río
y darse cuenta que pasar por la existencia
no es más que vivenciar el silencio acaso
Destilar la conciencia
Cerrar los ciclos con llave
Y asumir el compromiso
de la literatura
antes de que se me prohiba la palabra.




Este es mi manifiesto en respuesta al desafío de Tincho. La consigna era escribir un texto con las palabras vida, sexo, viaje, cine, amor y literatura. Espero no haberlo decepcionado. La máxima sería: "Todo lo que parece sencillo en principio puede complicarse después". En esos casos, asesinar al dedito censor siempre es una alternativa potable. Al fin y al cabo, la poesía no se juzga. El que quiera tomar la posta, adelante!.

5 comentarios:

Gaby dijo...

No sentirme ajena a la vida
nunca
nunca más
cerra los cilos con llave...

Maravilloso!!!!
Besos

Anónimo dijo...

"...Mojarme los pies en la luna
Y arrimarme a más puertas cada vez
Darle la bienvenida a la presentación de la duda..." "No sentirme ajena a la vida, nunca nunca más..." Qué lindo, qué lindo!!! vamos todavía!! Eso y mucho más es la vida chiquita. Beso. La Mummy

fulano/martínvillarroel dijo...

clap clap clap...

Eugenia dijo...

Gaby:
si, es un inventario optimista, definitivamente...

Mummy:
nunca, nunca más, con los pies mojados y todos lo sostengo.

Fulano:
me alegro.

poli dijo...

exquisitamente bello...al igual que fulano, clap clap clap