31/8/09

tratamientos faciales



mi cara visitada por burbujas rimbombantes

mi cara con los ojos brotados de luciérnagas

mi cara con una lengua de yaguar que se guarda todos los dientes

mi cara como un tren que viaja liviano por tus genitales


mi cara como el accidente de la belleza de los sauces

mi cara abominable en la celebración de la vejez


mi cara como un martillo que rompe nueces

mi cara en la descompostura de mis singularidades

mi cara antipando tu nombre como el rugir de un manojo de llaves

mi cara con la transpiración del agua bordeando la nieve

mi cara en la saturación del rojo etílico de mis labios

mi cara como un ordenador de aplausos y ademanes y expresiones

mi cara como el cartílago de un perro rabioso chorreando

mi cara como el motor de la alegría del niño con la rayuela

mi cara como la gaceta en blanco y negro de un espectáculo circense

mi cara como el cronos de tu músculo endureciéndose

mi cara como la prohibición del mar

mi cara como el hueso seco que se astilla finamente

mi cara como el descreimiento de la vida sin fin

mi cara como una brizna que se perpetúa en tu cintura

mi cara en la inverosimilitud del amor repetida en los halagos

mi cara vomitando sobre el cielo metálico

mi cara en la última frase que a sabiendas viene sin ser brillante.

2 comentarios:

Thotila dijo...

Su cara como la flor llena de vida, que arrancan como ofrenda.
Su cara que regala sonrisas a los que andan perdidos.
Su cara, anhelo de algunos...

Gaby dijo...

bella , tu cara tiene una sonrisa siempre, bella . Un abrazo amiga.