19/2/08

El sur en los ojos



Aquí la naturaleza es prepotente. Es una aplanadora. El poder del hombre se devela carente de sentido. Su soberbia, diminuta. Está solo ante la inmensidad y no hace otra cosa que maravillarse. Los ojos se le empachan de mirar.
En este bosque los dolores son menos insoportables. Respirar es un privilegio que asusta. Los sentidos ceden. Se dejan avasallar por el exceso. El mundo es una paradoja. Aquí el tiempo se desvanece como la seda sobre el cuerpo. Y yo me pregunto si este es el lugar que incansable está buscandome. Quisiera arroparme en el verde y no dejarme escapar.


La foto es de San Martín de los Andes. El autor: mi amigo Jorge Rodríguez.

1 comentario:

J. Karmakiller dijo...

Faltarian los peques...jeje.
Sinceramente es un lugar insuperable, barbaro la verdad...segun me han contado porque no conozco....organicemos un viaje algun dia...
amithaba,...