27/2/08

Músculo



Un dia lluvioso escuchando a Serrat es siempre más lluvioso. Exquisitamente lluvioso. El cielo y su voz han hecho un trato: revolver la factoría donde se producen las emociones. Esa maquinaria poderosa. Las canciones son un infalible antídoto contra la pesadez de los días más tediosos. Un recurso para el espíritu. Las melodías tienen el olor del membrillo del patio de mi casa de chica. Serrat canta y yo hago esa concesión. Me permito viajar por mis adentros. Encontrarme con lo que está esperando a ser rescatado. Un arsenal de reminiscencias. Expongo mi vulnerabilidad. Paseo sin botas ni paraguas por el alma. Allí las gotas golpean intensas. Se abren paso inusitadas sensaciones, latidos, desazones, goces, quejidos, nostalgias, placeres. Me regodeo con ellas. El corazón también es un músculo. Serrat me recuerda lo amable que puede ser ejercitarlo. La distancia que me separa de las explicaciones racionales, es descomunal. Estoy en la otra orilla. Llevo puesto un cuerpo que no deja de vibrar. Las caderas flamean, los brazos se estiran, el abdomen se hincha, los hombros se arquean, la mirada se extravía. Buceo a través de un espacio infinito. Llueve afuera y adentro con la misma vehemencia. Podría llover toda la tarde y todo el insomnio. Entonces el agua limpiaría todos mis recovecos. Serrat canta y yo me masajeo el alma. Ejercito el músculo.

13 comentarios:

silbar dijo...

no soy de escuchar a Serrat, pero lo describiste de tal forma que estoy por bajar algo y disfrutar la lluvia de esta noche...

Romi dijo...

me gusta cada cosa que escribiste, pero, no hay caso, no me gusta serrat, solo cuando esta con sabina... porque de a ratos en vez de el, canta sabina, un abrazo euge

fulano/martínvillarroel dijo...

Mira es tegrible como llueve... Afuera llueve y las gotas se destruyen contra el vidrio. Mi nuevo trabajo tiene una ventana que es gigante. Si tuvieran que mudar un piano, como en los dibujitos, entraría por acá. Afuera llueve y con disimulo y sin alertar a mis compañeros de trabajo abro un poco la ventana, como para que el olor se meta y se quede. Que el césped mojado y el sonido de pequeños ríos de lluvia nos lleve a la niñez remota. Serrat? Yo prefiero un poco de blues...

J. Karmakiller dijo...

Muy bueno tu ejercicio amiga!, yo hare los mios intensamente este dia. Un abrazo

Anónimo dijo...

yo si...ADORO a Serrat ,al viejo, mas los dias de lluvia!!!Que bien describiste lo que se siente echado en un sillon simplemente disfrutando, dejandose llevar por serrat y la lluvia.Besos.Marite

Nardo dijo...

ja! publique como "romi" nada que ver, pero bueno, queselevase

María Gabriela Costigliolo dijo...

que bueno y que lindo que pase eso, ejercitar el corazon es como abrazarseuno mismo.... un beso grande

María Gabriela Costigliolo dijo...

que bueno y que lindo que pase eso, ejercitar el corazon es como abrazarseuno mismo.... un beso grande

María Eugenia dijo...

Silbar: nunca es tarde para empezar con el nano.
Nardo: juntos son dinamita, por separado, dos estilos unicos.
Fulano: tenes la ventana, la lluvia, el blues, faltaba que te imagines el piano. gracias por pasar!
Karmakiller: ejercite la musculatura y despues me cuenta...
Marite: te estoy viendo echada como una osa en ese sillon...
Nardo: valida la aclaración, es el nombre de dos amigas, pense q eras alguna de ellas. Abrazo!

María Eugenia dijo...

Gaby: cuando necesites el abrazo de otro puedo dartelo. besos!

Patricio Ortega dijo...

Un placer leerte Euge.
Una excelente descripción de lo que puede generar una canción, un autor, o bien la música (para ser más generales).
Un abrazo grande.
Y otro más, así rompo esa maldita constumbre de empezar todas las oraciones con la palabra "un (o una)"

María Eugenia dijo...

Colorado: se agradecen las florcitas, un gusto recibirlas de un periodista de su talla.
abrazos!

GER! dijo...

No me gusta andar adulando, pero lo que escribiste es muy bello. No importa que disfrute más a Eva Cassidy que a Serrat para un día de lluvia, las sensaciones que describís se me hacen conocidas.